martes, 7 de enero de 2014

Para Ciela

Esta es la peor manera de recibir el 2014, pero publico esto hoy porque no me sentiré tranquila hasta hacerlo. Es necesario, y esta extraordinaria persona merece un espacio aquí.

Mónica Spear (2013)

Ni siquiera tengo manera de empezar esta entrada porque realmente me cuesta escribir palabras sobre Mónica que le hagan justicia. Es duro tener que comentar sobre la partida de una mujer tan hermosa y talentosa, porque hace que el hecho adquiera la crueldad y la vulgaridad en su máxima expresión. Una luz fue apagada brutalmente en la cuna que la crió, en la tierra que amó con toda el alma y que tanto defendió en el transcurso de su corta vida.


Mónica Spear nació en la ciudad de Maracaibo, del estado Zulia, Venezuela un primero de octubre de 1984. Contaba con veinte años cuando fue coronada como Miss Venezuela, en el 2004 y alcanzó el cuarto lugar en el Miss Universe 2005. Se consagró como una actriz reconocida con los papeles protagónicos en las telenovelas: “Mi prima Ciela”, “Calle Luna, Calle Sol”, “La mujer perfecta” y “Pasión Prohibida”. Casada con el empresario Thomas Henry Berry, fue madre de la pequeña Maya Berry Spear, su mayor fuente de orgullo.

Tras 29 años de vida y diez de carrera, falleció el seis de enero de 2014 en una carretera de Puerto Cabello, Venezuela junto a Thomas Berry. Fue asesinada por un grupo de antisociales, que sin pudor ni escrúpulos decidieron que las posesiones que Mónica tenía valían mucho más que su vida, la de su exesposo y la niña Maya. La noticia de difundió como pólvora y el impacto de la noticia aún sigue vigente en el país que ella representó hace diez años con tanto cariño en Bangkok.  

Más que una reina, más que una talentosa actriz… Mónica Spear fue una mujer que amaba profundamente a Venezuela. Y Venezuela nunca le retribuyó de la misma manera, ni podrá hacerlo jamás aunque la llore eternamente.


“(…)yo no dejaría nunca de vivir en mi país yo amo a mi país; no Kathy la gente no es tan mala uno tiene que cuidarse, pero la gente tiene corazón también.”

Palabras de Mónica Spear a su manager, Katy Pulido.
12 de diciembre del 2013.


Como dije anteriormente, no tengo forma de escribir algo que le haga justicia. Una de las cosas que más me distinguen es tener un gusto extraordinario para las telenovelas y siempre la adoré como actriz; de todas las producciones en las que participó, solamente me abstuve de ver “El desprecio” y “Flor Salvaje”, pero aun así aprendí  quererla en los papeles de Ciela, María Esperanza, Micaela y Bianca. Me agradaba verla en las entrevistas; la seguía en Twitter e Instagram, fascinada por sus publicaciones; era una persona alegre, amable, cariñosa y divertida. Era una persona con muchas ganas de vivir.

Mónica Spear, Miss Venezuela 2004

“-¿Qué ha sido lo más duro del certamen y lo mejor?
-El hecho de no poder ir a tu casa, tu cama, abrazar a tu padre… Sin embargo, creo que es bueno, porque hay una parte de mí que no había terminado de crecer porque estaba junto a ellos y sigo teniendo su protección. Lo mejor que ha pasado es que he tenido la oportunidad de conocer mucha gente, tener muchas amigas, conocer diferentes tipos de personalidades y, eso es lo bonito de este mundo, que hay variedad y ésta experiencia ha sido maravillosa”

Mónica Spear, durante la ronda de preguntas del Miss Venezuela 2004


Me causa impotencia pensar en su asesinato. Es una de esas noticias que se reciben de sorpresa y no puedes creer; aún sigo esperando que Mónica continúe publicando fotografías en Instragram, aun espero una nueva telenovela donde ella sea la protagonista. Realmente siento dolor por su pérdida. Y mayor pena me causa pensar que el crimen va a quedar impune, porque la fe que ella tenía en sus paisanos era demasiado ciega.

 No pretendo politizar la muerte de esta mujer, como han hecho miembros del chavismo y la oposición, dirigentes y civiles durante todo el día. Tengo la rabia ahogándome el pecho y siento el peso de su sangre en mis manos; ¿Habría Mónica vivido más tiempo si los venezolanos hubiéramos reaccionado tiempo atrás? ¿Podría ella continuar con su recorrido por Venezuela, si estuviéramos verdaderamente decididos a cambiar el curso de este país corrompido por la avaricia y el odio? ¿Maya tendría a sus padres aún si dejáramos de alimentar la brecha que nos separa, si Venezuela reconociera que es la cuna de una peste altamente contagiosa?; demasiadas suposiciones, demasiados “si…”.

Como quisiera que se dejara atrás la falsedad, que comenzáramos a admirar los altos horizontes que esta hermosa tierra es capaz de alcanzar. Hoy por primera vez no estoy orgullosa de tener la sangre latina recorriendo mis venas; hoy me repugna pertenecer a la misma prole que esa banda de maleantes pérfidos y malditos; hoy descubrí que no tengo idea de lo que me sucederá el día de mañana, que no tengo esperanza para mis futuros hijos; hoy Venezuela se quitó el vendaje de los ojos para darse cuenta de que está en medio del fango y no hay nadie que le ayude a salir.

Solo me resta rezar por tu alma, Mónica. Te siento como una buena amiga a la que tuve que decirle adiós demasiado pronto; dejas una huella en el mundo para elevarte en el cielo como un ángel, dichosos ellos que podrán recibirte y gozar de tu extraordinaria alegría hasta el fin de los tiempos. Reina adorada, que se haga justicia para ti. Esposa cariñosa, pediremos justicia para Thomas. Madre devota, que Maya reciba el consuelo de Dios, nunca te alejes de ella.

Mónica Spear y su hija, Maya Berry Spear

“-¿Qué haría si tuviese todo el tiempo del mundo?
-Lo pasaría con mi pequeña Maya. Adoro mi profesión, pero el centro de mi vida es mi hija. Es mi eje, mi pasión y lo más importante para mí.”

Mónica Spear, entrevista.



¿Y qué sucede con los otros 24 mil asesinados en el 2013?

¿Qué sucede con los 200 mil asesinados en los últimos 14 años?