jueves, 23 de enero de 2014

Escritores Sin Nombre

Tenía muchísimo tiempo queriendo traer al blog algo diferente a mis acostumbrados comentarios políticos. Honestamente no pretendía publicar nada este mes porque pretendía dejarle espacio a mi anterior entrada como una protesta silenciosa. Sin embargo, me cansé de agobiarme con los inagotables problemas del país y decidí que no podía estancarme a causa de ello. Para no dañar la fabulosa intención que tengo, iré directamente a lo que pretendía inicialmente.


Hace un par de días estaba conversando a medianoche con tres amigos (por Twitter, cabe destacar), bromeando sobre el hecho de que todos tenemos un pequeño espacio en la red dedicada a publicar cualquier cosa que terminen tecleando los dedos; inicialmente éramos tres y acabamos siendo un cuarteto y, sin saber cómo, acabamos adoptando una idea maravillosa: la inocente y minúscula sociedad de Escritores Sin Nombre (ESN). 

Copiándome un poco de la idea de Julio [dueño de “Blog de Juliens”] opté por comentar sobre lo que implica esta inesperada unión. No es raro que los mejores planes surjan sin motivos aparentes ni tampoco pecamos de pretenciosos al creer que vale la pena la creación de esta sociedad. Ninguno de nosotros es un personaje de renombre, pero cada uno tiene la necesidad de decir algo a través de este medio con la certeza de que es tremendamente importante. Bianca [dueña de "Historias y fantasías"], Julio, Martín [dueño de "Southern Roses"] y yo tenemos la idea de que otros también entenderán eso algún día. La alianza fue espontánea, se produjo sin demasiadas cavilaciones y al final de la noche –madrugada, más bien- el nombre acabó por venirnos como anillo al dedo.

De los tres solo puedo decirles que no se arrepentirán de leer sus entradas. Tienen más experiencia, más talento y una interfaz mucho más dinámica que la mía, así como una cantidad innumerable de escritos fabulosos. Bianca es ideal para la literatura, Julio sabe cómo sorprenderte con algún tema interesante y Martín hará que el fútbol te apasione aunque no lo entiendas. En particular me siento orgullosa de poder compartir esto con ellos y estoy halagada de poder llamarlos mis compañeros de escritura; entre todos conformamos una masa deforme de libros, películas, historias, deportes, datos y sobre todo críticas. Para conocerlos solo les basta cliquear en los links ubicados en el gadget “Escritores Sin Nombre”, el fino hilo que nos une de ahora en adelante.

Un proyecto increíble para comenzar el año, ¿No creen?


“Escribir también es no hablar. Es callarse. Es aullar sin ruido.” 

Marguerite Duras