domingo, 2 de febrero de 2014

El boicot de Rowling

La entrada que estoy a punto de escribir es poco convencional. Planeaba no meterme con este asunto, pero al final no he podido evitarlo. Aunque pasé todo el fin de semana tratando de no leer la entrevista donde Rowling afirma que Hermione Granger y Harry Potter debieron quedar juntos, terminé haciéndolo casi contra mi voluntad mientras perdía el tiempo en Facebook. Estoy indignada, enojada, sorprendida. Lo primero que voy a comentar, sin ánimos de ofender y con ganas de ir directo al punto, es que es lo más estúpido que he leído en mi vida.

La noticia –que generó suficiente polémica para alterar a mucha gente-  es absurda. Tratando de ser objetiva, cosa que se me dificulta porque soy amante del Romione, empiezo este pequeño artículo de opinión (de opinión muy personal) intentando encontrar respuestas que seguramente todos tenemos: ¿Qué pretende realmente J. K. Rowling? ¿Cuál es el objetivo de revelar semejante cosa después de siete años? ¿Es el Harmony la verdadera pareja estelar en Harry Potter?

Conozco muchísimas personas que adoran la idea de ver a Harry con Hermione, afirman que desde los inicios hubo una chispa. Ahora, recapacitando, ¿no resulta inevitable que entre mejores amigos se desaten este tipo de sentimientos?. El dicho de que “mujeres y hombres no pueden ser amigos” no es verídico, pero tampoco peca de falso. Después de años de amistad, donde la mayor parte del tiempo han sido uña y carne, ¿alguien puede impedir que Harry y Hermione se miren de otra forma?. No, y hasta yo soy capaz de admitirlo. Sin embargo, ¿puede esa chispa mutua ir más allá? Y en este caso, ¿dónde quedan parados los hermanos Weasley?

Es bastante irónico que tras afirmar que Ginny Weasley es la mujer perfecta para Harry y tras haberle dado dos hijos a Ron y Hermione la autora de la saga decida comentar algo semejante. Aclarado esto, permítanme volver a decir que las palabras pronunciadas durante la entrevista son incoherentes. Lo que me lleva a pensar, ¿qué clase de escritora, transcurridos años desde la última publicación, alega que tomó una decisión errada? ¿Qué lleva a esta mujer a salir de la nada para abogar a favor de una causa que –sí, diré esto- está perdida?

“Escribí la relación de Hermione/Ron como una forma de cumplir un deseo personal. Así es como se concibió en realidad. Por razones que tienen muy poco que ver con literatura y mucho más conmigo adhiriéndome a la trama como la imaginé primero, Hermione terminó con Ron.”
Soy de las fans que desde un inicio imaginó a Ron con Hermione. Me bastó con ver su interacción en el tren en el primer libro y le siguieron otra serie de acontecimientos que me hicieron enamorarme de ellos. Su primer beso –en el libro, claro- fue algo épico, es uno de los mejores que he leído. Recibir las palabras de Rowling, una persona a la que admiraba muchísimo, fue como una puñalada en la espalda. Decir que esta pareja resultó ser un error no solo destruye el final, sino que sabotea a la obra en su totalidad. Jamás habría podido imaginar que un autor boicoteara su propia novela a consciencia. Y a mi manera de ver las cosas, es lo que Joanne hizo.

¿Tiene nuestra querida escritora ganas de crear polémica? No concibo que haya otra razón que explique la situación. No comprendo si quiere calmar la aspiración frustrada que quedó resguardada en los amantes del Harmony, mas sigo sin verle sentido. Por Dios, ¡han pasado siete años!. Es bastante impactante que uno de tus “mecenas”, una mujer que ha cosechado frutos con una extraordinaria saga, una escritora verdaderamente talentosa decida de la noche a la mañana afirmar que ha cometido un error. ¿De qué siente culpa? ¿No debe un escritor fijar, precisamente, sus deseos en aquello que escribe? ¿Desde cuándo la literatura se desliga por completo de quien la crea?

“Lo sé, lo siento. Puedo escuchar la ira y furia que podría causar en algunos fans, pero si soy absolutamente honesta, la distancia me ha dado perspectiva en eso. Era una elección que hice por razones muy personales, no por razones de credibilidad. ¿Estoy rompiendo los corazones de la gente al decir eso? Espero que no.”
¿A qué tipo de credibilidad se refiere? Lo más indignante no es el establecimiento de otra pareja, no es el hecho de que haya una “esperanza” para el Harmony; lo peor de toda esta tormenta desatada es entrever la poca entereza que Rowling tuvo con sus decisiones. Siento que le faltó el respeto a Harry Potter, siento que se faltó el respeto a sí misma. ¿Está mal arrepentirse? ¿Está mal sincerarse con el público? No, pero resulta algo pretencioso arrepentirse siete años más tarde cuando la tinta ya adherida al papel.

Es sabido, para los amantes de esta saga, que la relación entre Ron y Hermione nunca fue sencilla. Son pocos los que creen que la dinámica de amor-odio funciona, pero curiosamente entre ellos dos acabó funcionando. El papel de Ron no está del todo claro en Harry Potter, porque mientras Harry es el héroe y Hermione era la que solucionaba casi todos los problemas, él quedaba relegado en un segundo plano; el menor de una gran familia, el pobre inútil con miedo a las arañas, el torpe Rey de Gryffindor. No ha sido el favorito, no ha sido el más brillante, pero es Ronald Weasley y Hermione Granger lo amaba. ¿No es eso lo que proyectaban? La inseguridad, los celos, la torpeza. Todo iba apuntando en una sola dirección.
¿Cómo puede algo así ser una equivocación?

Lo maravilloso de esta pareja, que a pesar de todo no es un cliché más de la literatura, es que no es perfecta. No es la representativa historia de los protagonistas enamorados, son dos personas que a causa de sus diametrales diferencias logran compenetrarse. Ambos tuvieron primero que crecer, sin ceder a causa de cualquier sentimiento que pudiera perjudicar la amistad que tenían; a eso le añadimos el factor de angustia a causa de la guerra, que no solo generó conflicto, sino que preparó el terreno para fortalecer lo que existía entre ellos.

Lo que admitiré a continuación, con el propósito de no ser totalmente parcial, es que si hay una intimidad mayor entre Hermione y Harry. Claramente hay una afinidad entre ellos, una confianza plena, una relación que puede rozar –como cualquier amistad entre dos personas de géneros opuestos- otro tipo de sentimientos. Tiendo a creer, con seguridad puedo equivocarme, que la percepción que se tiene del Harmony es producto del reflejo que hemos visto en las películas de la saga; no he podido encontrar algún pasaje en los libros donde la relación de ellos se haya desarrollado en un ámbito amoroso, solo veo lazos filiales. Por eso dudo mucho de la veracidad de una relación más allá de la amistad entre Harry y Hermione.

Lo real es que son el Trío Dorado, pero no considero –y someto las líneas siguientes a mi opinión personal- que se haya puesto en duda con quien debía terminar “La bruja más inteligente de la generación”. Diga lo que diga Rowling, no puede haber un Ronald Weasley sin una Hermione Granger y viceversa. No hay un mundo, mágico o muggle, donde el Romione sea un error cometido a base de razones muy personales ajenas a la “credibilidad” o elecciones que tengan “poco que ver con literatura”.

¿Qué nos falta escuchar?

¿Draco debió haber matado a Dumbledore?

¿Snape no estaba en realidad enamorado de Lily Potter?

¿Dobby jamás debió vivir como un elfo libre?

¿O es que algún otro personaje amado debió haber muerto durante la Batalla de Hogwarts?



ANEXO
Link de la fuente donde extraje la noticia. Sección de BBC Mundo, del portal web del periódico venezolano El Nacional